El personal dedicado a la erradicación de la polio contribuye a la respuesta al COVID-19

El programa de erradicación de la polio contribuye a la protección contra el COVID-19 de las personas vulnerables, especialmente en los países donde la polio es endémica.

Utilizando la vasta infraestructura desarrollada para identificar el virus de la polio y llevar a cabo campañas de vacunación contra esta enfermedad, el programa de erradicación de la polio contribuye a la protección contra el COVID-19 de las personas vulnerables, especialmente en los países donde la polio es endémica. De Pakistán a Nigeria, el programa aprovecha sus años de experiencia en la lucha contra los brotes de polio para apoyar las labores de respuesta de los gobiernos al nuevo virus.

Pakistán

Pocos programas de salud tienen tanta práctica rastreando virus o llegando a las comunidades como el programa para la erradicación de la polio en Pakistán. Esto significa que el equipo de lucha contra la polio está en una posición privilegiada para apoyar al Gobierno de Pakistán en sus labores de preparación y respuesta al COVID-19.

En la actualidad, el equipo de lucha contra la polio presta asistencia en todo el país, centrándose especialmente en el fortalecimiento de las labores de vigilancia epidemiológica y de sensibilización. Trabajando hombro con hombro con el Gobierno de Pakistán, en tres semanas el equipo ha logrado capacitar a más de 280 funcionarios de vigilancia epidemiológica para que contribuyan a las labores de vigilancia contra el COVID-19. Asimismo, el equipo ha contribuido al desarrollo de un nuevo sistema de datos plenamente integrado con el sistema ya existente de gestión de datos para la polio.   Todo el personal de vigilancia contra la polio realiza también ahora labores de vigilancia contra el COVID-19. A la luz de la emergencia nacional, los integrantes del equipo, mediante capacitaciones en cascada, han concienciado a más de 6260 profesionales de la salud en la lucha contra el COVID-19. Estos esfuerzos continuarán sin cesar a medida que el virus sigue propagándose.

A fin de complementar la capacidad de los equipos de emergencia del gobierno y de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el equipo de lucha contra la polio también participa en la localización de las personas que han tenido contacto con quienes han sido diagnosticadas con el COVID-19 y en la mejora de las pruebas de este virus en seis laboratorios de referencia. Sus integranten han recibido capacitación para apoyar y complementar los esfuerzos ya en marcha, preparándose para afrontar un aumento repentino de los casos y responder al aumento de viajeros que deben ser rastreados y localizados como resultado del aumento de los casos. El laboratorio regional de referencia para la polio en Islamabad también presta apoyo técnico a los exámenes de COVID-19 y ha ido evolucionando para atender la creciente demanda.

Dado que se trata de una nueva enfermedad, el personal especializado en la lucha contra la polio aporta sus conocimientos como comunicadores de los riesgos para la salud, proporcionando información precisa y escuchando las preocupaciones de la gente. El gobierno de Pakistán amplió una línea telefónica nacional que originalmente se utilizaba para atender llamadas relacionadas con la polio y que ahora responde a la necesidad de información del público sobre el COVID-19. La línea de ayuda fue rápidamente adaptada por el equipo de comunicaciones de la campaña contra la polio una vez que se anunció el primer caso de COVID-19 Este equipo utiliza estrategias empleadas habitualmente para promover las vacunas contra la polio a fin de difundir información sobre el virus COVID-19, incluida la publicación de mensajes en Facebook para garantizar el intercambio de información precisa y la emisión de anuncios televisivos.  A medida que pase el tiempo, los equipos capacitarán a más y más personas asegurando la difusión de mensajes sobre prácticas sanitarias positivas que puedan frenar la transmisión del virus.

Afganistán

En la actualidad, los voluntarios comunitarios que trabajan para el programa de lucha contra la polio informando sobre niños con parálisis flácida aguda, transmiten mensajes sobre el lavado de manos para reducir la propagación del COVID-19, además de la polio. De manera similar, el UNICEF utiliza su Red de Comunicación sobre Inmunización para difundir información sobre higiene personal.

El personal de campo ha tomado la iniciativa de utilizar sus visitas rutinarias a los centros de salud, durante las cuales comprueba si hay niños que sufren parálisis flácida aguda, para detectar e informar sobre aquellas personas que pudieran ser portadoras del COVID-19. Mientras tanto, el personal del programa desarrolla la capacidad de los trabajadores de la salud para responder al nuevo coronavirus.

Para coordinar los distintos enfoques, el equipo de la OMS dedicado a la lucha contra la polio en Afganistán cuenta con un centro de coordinación designado el cual se encuentra en contacto permanente con la operación más amplia de respuesta al COVID-19 dirigida por el Gobierno del país. Los equipos dedicados a la erradicación de la polio en los ámbitos regional y provincial colaboran estrechamente con el Ministerio de Salud Pública, organizaciones no gubernamentales que suministran el Paquete Básico de Servicios de Salud en Afganistán y otros colaboradores con el fin de mejorar el estado de preparación del país.

Nigeria

«Cuando se presenta una emergencia sobre el terreno, el primer llamamiento que realiza la OMS a los gobiernos estatales es para solicitar el apoyo del personal dedicado a la lucha contra la polio», explica Fiona Braka, jefa del equipo de lucha contra la polio de la OMS en Nigeria.

En los estados de Ogun y Lagos, donde se detectaron dos casos de COVID-19, más de 50 integrantes del programa médico contra la polio de la OMS trabajan para controlar o mitigar la propagación del virus, utilizando para ello las lecciones aprendidas en sus años de lucha contra el poliovirus. Este personal realiza labores de vigilancia epidemiológica integrada, rastreo de contactos y recopilación y análisis de datos. Los expertos en salud pública del programa "Stop Transmission of Polio" (Detener la transmisión de la polio o STOP por sus siglas en inglés), con el apoyo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, utilizan sus habilidades para investigar los casos de COVID-19. 
Las oficinas sobre el terreno de la OMS que suelen utilizarse para las labores de coordinación de la erradicación de la polio también funcionan ahora como centros de coordinación de los equipos de la OMS dedicados a dar respuesta al COVID-19. El programa también contribuye con teléfonos, vehículos y apoyo administrativo a las labores de lucha contra el COVID-19.

En aquellos estados en los que no se reportan casos de COVID-19, el personal dedicado a la campaña contra la polio apoya las actividades de preparación. A nivel local, la infrastructura del programa contra la polio se utiliza para fortalecer las labores de vigilancia epidemiológica. El personal de lucha contra la polio trabaja en estrecha colaboración con sus homólogos gubernamentales, contribuye al fortalecimiento de los protocolos de respuesta al COVID-19 y trabaja para concienciar al  público sobre el virus. Asimismo, se están llevando a cabo actividades especiales para capacitar a los trabajadores de primera línea, ya que corren un alto riesgo de contagio.

Países no polioendémicos

Especialistas cualificados del programa STOP, parte de la Iniciativa Mundial para la Erradicación de la polio, contribuyen activamente a la preparación de la respuesta al COVID-19 en 13 países. El equipo de respuesta rápida de la Oficina Regional de la OMS para África, el cual habitualmente responde a los brotes de polio, contribuye a la preparación de la respuesta al COVID-19 en países como Angola, Camerún y la República Centroafricana. Mientras tanto, el personal encargado de la lucha contra la polio en otras oficinas ya presta o está listo para prestar apoyo a los colegas que trabajan para mitigar y responder al nuevo virus.

Debido a nuestra labor para poner fin a la polio, nuestro programa comprende el impacto devastador de las enfermedades transmisibles. Con esto en mente, estamos plenamente comprometidos a apoyar los sistemas nacionales de salud, aportando nuestros conocimientos y activos para ayudar a mitigar y contener la pandemia de COVID-19, a la vez que continuamos nuestros esfuerzos concertados para erradicar la polio.

Para acceder a sugerencias y la información más reciente sobre el brote de COVID-19, visita el sitio web de la OMS.

Publicado originalmente en polioeradication.org.

¿Tienes una historia sobre la polio?
Comparte tu historia
Erin Biba | Abr. 16, 2021